37 años de la Quema de Libros del Centro Editor de América Latina


El Centro Editor de América Latina fue una editorial argentina fundada en 1966, durante la dictadura de Juan Carlos Onganía, por Boris Spivacow. La editorial funcionó hasta 1995, año en que tuvo que cerrar sus puertas. El CEAL se caracterizó por tres cualidades fundamentales: la excelente calidad de quienes escribían y organizaban las colecciones, su precio económico y accesible para amplias capas sociales y por su escasa rentabilidad económica. El equipo del CEAL estuvo conformado por el diseñador Oscar Díaz, Beatriz Sarlo, Aníbal Ford, Horacio Achával, Graciela Montes, Susana Zanetti y Jorge Lafforgue, y por muchos colaboradores solventes en conocimientos y comprometidos con el universo de los editores.

En épocas del último gobierno dictatorial, la prohibición de “distribución, venta y circulación en todo el territorio de la Nación” que recayeron sobre libros del Centro Editor aduce que “el análisis de la obra en cuatro tomos La historia presente, revela el uso de una cronología parcialmente seleccionada de hechos en el orden mundial, en particular ocurriendo en América Latina y en nuestro país, cuyo tratamiento expositivo no es otra cosa que una apología del fenómeno terrorista. En este sentido la obra divulga los hechos, imágenes y propuestas de los delincuentes terroristas más notorios de la subversión armada e ideológica que asoló al país en los últimos veinte años”. El decreto N° 2322, de noviembre de 1980, lleva la firma de Jorge Rafael Videla y de Albano Harguindeguy.

Esto obligó al CEAL a cumplir con una condena dictada por el juzgado de La Plata: quemar los libros cuestionados. La quema se produjo en Sarandí, el 26 de junio de 1980. Fueron incinerados la mayor parte de los libros de la editorial, en una salvaje operación de la dictadura militar de Argentina.

En la Biblioteca Popular de Bella Vista tenemos un amplio archivo de las publicaciones que la dictadura intentó quemar, a disposición de quien esté interesado en leerla. Los esperamos.